Analgésicos tópicos


Los analgésicos tópicos están disponibles de manera generalizada (muchos sin receta) en diversas formas de aplicación. Algunos se frotan en la piel para aliviar el dolor, aunque también hay apósitos disponibles en el mercado.

Hay diversas posibles definiciones de los analgésicos tópicos, porque en esta categoría se encuadran muchas aplicaciones diferentes.

 

Principales categorías de analgésicos tópicos:

Rubefacientes:

formulaciones tradicionales basadas en ésteres de salicilato y nicotinato, extractos de capsaicina y capsicum y derivados

AINE:

diclofenaco, felbinaco, ibuprofeno, ketoprofeno, piroxicam, naproxeno, flurbiprofeno y otros AINE

Grupo misceláneo:

incluye bencidamina, polisulfato de mucopolisacárido, salicilamida y aerosoles refrigerantes

 

Otros analgésicos tópicos

Apósito con lidocaína al 5% 

El apósito de lidocaína desarrolla su eficacia analgésica de acuerdo con dos principios diferentes:

  1. El dispositivo en sí mismo ofrece una protección mecánica refrigerante y suavizante inmediata frente a estímulos tanto dolorosos como no dolorosos. Al proteger, p. ej., contra el roce doloroso de la ropa sobre la piel (alodinia), el apósito puede contribuir significativamente a mejorar la calidad de vida de los pacientes.
     
  2. La lidocaína tópica actúa sobre las membranas de las terminaciones periféricas de las fibras nerviosas A y C, donde bloquea principalmente los canales de sodio con excitabilidad excesiva y patológica. Este bloqueo inhibe la entrada de iones de sodio, que son necesarios para generar un potencial de acción que transmita una señal hacia el sistema nervioso central. Como consecuencia del bloqueo dirigido, se estabiliza la membrana neuronal, se reducen las descargas ectópicas y se inhibe la nocicepción periférica (analgesia local). Como consecuencia a largo plazo, la reducción de las aferencias periféricas puede contrarrestar la sensibilización central.