Incidencia del dolor crónico


En las últimas décadas ha aumentado continuamente la proporción de personas con 65 años de edad o más, y se prevé que siga aumentando en toda Europa. Se espera que este aumento sea máximo en los países de la Unión Europea (UE), y mínimo en países no pertenecientes a la UE1.

El dolor es uno de los síntomas más prevalentes que afectan a la población anciana, y su prevalencia aumenta con la edad2.

En un extenso y detallado estudio del dolor crónico en el Reino Unido, en el que participaron más de 3600 personas, se vio que la prevalencia del dolor crónico aumenta significativamente con la edad. En este estudio referían dolor crónico el 32% de las personas de 25-34 años, el 57% de las de 55-74 y el 62% de las personas de 75 años o más3.

El dolor crónico persistente o molesto afecta a más del 50% de los ancianos que viven en el entorno comunitario, y a más del 80% de los que viven en residencias de ancianos4-5.

 

Bibliografía
1 Scherbov S, Mamolo M. Probabilistic Population Projections for the EU-25 VID publications 2006. Disponible en: http://www.oeaw.ac.at/vid/publications/p_demographicresearchpapers.shtml

2 Pergolizzi J et al. Pain Pract. 2008;8:287-313.
3 Elliott AM et al. Lancet. 1999;354:1248-52.
4 Helme RD et al. The epidemiology of pain in elderly people. Clin Geriatr Med 2001; 17:417-431.
5 Ferrel BA. Pain evaluation and management in the nursing home. Ann Intern Med. 1995; 123:681-687.