Necesidad de cambio: Tratamiento orientado al mecanismo


El tratamiento del dolor lumbar agudo y del dolor lumbar crónico es diferente, aunque el médico siempre debe tener en consideración los factores de riesgo de que el dolor agudo se haga crónico y persistente. El tratamiento del dolor agudo se centra en la terapia física, estimular al paciente a que se mueva lo antes posible, el uso de analgesia farmacológica y estimulación para aliviar el dolor. Por el contrario, el tratamiento del dolor lumbar crónico muchas veces es más complejo y complicado. La mejor forma de reducir el dolor lumbar crónico es con un programa que incluya un abordaje multimodal en el que se utilice terapia física y deportiva, soporte y tratamiento psicológicos, terapia de estimulación y tratamiento farmacológico combinados según el diagnóstico de dolor del paciente y sus necesidades individuales. Es poco habitual que un único tratamiento o abordaje terapéutico pueda resolver el problema del dolor lumbar crónico.

El tratamiento adecuado ofrece la posibilidad de reducir el número de personas que viven con dolor lumbar crónico e incapacitante. Se debe insistir en ayudar a los pacientes con dolor lumbar inespecífico y persistente a tratar ellos mismos su enfermedad. El objetivo del tratamiento es reducir el dolor y sus consecuencias aunque no se pueda curar por completo el dolor1-6.

 

Tratamiento farmacológico orientado al mecanismo

En el dolor crónico a menudo hay más de un mecanismo. Raras veces se controla con un único principio farmacológico.

Una combinación de fármacos, o el uso de fármacos que combinan más de un mecanismo de acción analgésico, actúa sobre múltiples vías del dolor y ofrece la posibilidad de sinergia en el efecto7. Se deben tener en consideración determinados fármacos que se asocian a riesgo de efectos adversos graves, como por ejemplo los AINEs,, y el riesgo individual del paciente, por ejemplo hemorragia digestiva o efectos adversos cardiovasculares relacionados con el tratamiento6. Cuando los fármacos tienen perfiles farmacocinéticos complementarios se pueden utilizar juntos, y posiblemente ofrezcan un perfil de efectos secundarios más leve que el tratamiento con un único fármaco a dosis mayores.

Los métodos para combinar fármacos incluyen el uso de combinaciones de fármacos individuales a dosis variables y preparados con combinaciones fijas (formuladas para contener los fármacos). El uso de combinaciones libres puede estar limitado por la dificultad para mantener el cociente de dosis dentro del intervalo terapéutico deseado y la posibilidad de mala adherencia. Esta limitación se podría superar utilizando combinaciones a dosis fijas o analgésicos con más de un mecanismo de acción7.

Los nuevos analgésicos con más de un mecanismo de acción en una única molécula ofrecen la ventaja de actuar sobre diferentes mecanismos subyacentes7, 8.

 

Bibliografía
1 Chou R et al. Diagnosis and treatment of low back pain: a joint clinical practice guideline from the American College of Physicians and the American Pain Society. Ann Intern Med. 2007; 147:478-91. 2. Forde G, et al. J Fam Pract. 2007;56:S21-30.
2 Forde G Adjuvant analgesics for the treatment of neuropathic pain: evaluating efficacy and safety profiles. J Fam Pract. 2007; 56(2 Suppl Pain):3-12.
3 Grabois M. Am J Phys Med Rehabil. 2005;84:S29-41.
4 Hayden JA, et al. Cochrane Database Syst Rev. 2005;3:CD000335.
5 Savigny P, et al. BMJ. 2009;338:b1805.
6 National Institute for Health and Clinical Excellence (NICE). NICE clinical guideline 88.Low back pain: Early management of persistent non-specific low back pain. 2009. Disponible en: http://www.nice.org.uk/nicemedia/live/11887/44343/44343.pdf.
7 Morlion B. Pharmacotherapy of low back pain: targeting nociceptive and neuropathic pain components. Curr Med Res Opin. 2011; 27:11–33.8 Varrassi G et al. Pharmacological treatment of chronic pain – the need for CHANGE. Curr Med Res Opin. 2010; 26(5):1231-1245.